Proverbios 1:1

1LOS proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel:

Siguiente Versículo 2
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Acerca de Proverbios capítulo 1 versículo 1:

Proverbios (hebreo, Mishlei) es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que se clasifica entre los Libros Sapienciales del cristianismo, y entre los Ketuvim o "Escritos" del judaísmo. Está compuesto por extensas colecciones de máximas o sentencias de contenido religioso o moral y se ubica en la Biblia entre el libro de los Salmos y Eclesiastés, y en la Biblia judía entre los libros de Job y Rut.

Estructura

Es muy difícil clasificar el contenido del libro, porque no ha podido encontrarse ningún orden lógico en la secuencia de proverbios que contiene. El orden de las secciones es indiferente a los contenidos, y dentro de cada una de ellas no se advierte ningún método.

El libro tiene un prólogo, una serie de colecciones y un epílogo. El prólogo (Prov. 1-9) consiste en un largo discurso que se interrumpe dos veces para insertar arengas que provienen de la Sabiduría, mientras que las dos grandes colecciones (Prov. 10-22 y Prov. 25-29) muestran la forma antiquísima del mashal tradicional. La redacción actual, sin embargo, es muy posterior.

Según los estudios de Whybray que han sido generalmente aceptados por los demás exegetas se puede dividir el libro de los Proverbios en ocho secciones:

1, 8 – 9, 18 Elogio de la sabiduría

10,1 – 22, 16 Reglas de comportamiento

22, 17 – 24, 34 Templanza y pereza

25 – 29 Diversas máximas

30, 1-14 Sabiduría de Dios

30, 15-33 Proverbios numéricos

31, 1-9 Consejos a los reyes

31, 10-31 Alabanzas a la mujer fuerte

Más simple, se puede clasificar en:

1 al 9 La Sabiduría

10 al 31:9 Los Refranes

31:10 al 31:31 Poema a la mujer virtuosa

Plegaria del Día

Padre Celestial guía a tu Rebaño

Señor, te ruego para que nos nutras de sabiduría y fortaleza espiritual y así poder luchar contra el pecado del Mundo, para dejarlo mejor, de lo que nuestra generación lo encontró.

Este humilde siervo tuyo, que te ruega con sus rodillas dobladas, no es ortodoxo, sin embargo eso me sirve para ver in-situ las almas que se pueden recuperar y créeme que solo estoy ahí para sacarlos del pecado y no para condenar sus almas ni la mía.

Tu sabes que desde que confirme mi amor a Ti -con mis sacramentos- empezó mi lucha, primero con mis propia maldad y luego contra la maldad de otros seres humanos.

Esto vivir en el clandestinaje no es simple, ya que solo Tu Dios Todo Poderoso sabes quien soy y que siento en lo mas profundo de mi Alma, algunos me juzgan, por como ven que llevo mi vida, no me entienden, pero eso me da mas fuerzas por que perdonar y sacar la soberbia es un ejercicio que tengo constantemente.

Te Ruego Padre Todo Poderos Creador tanto del Cielo como de la Tierra, para que nuestros hijos vean y valoren el trabajo que hacemos por ellos y ellos lo repitan para sus nuevas generaciones.

Amen