Filemón 1:1-5

1PABLO, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, á Filemón amado, y coadjutor nuestro;

2Y á la amada Apphia, y á Archîpo, compañero de nuestra milicia, y á la iglesia que está en tu casa:

3Gracia á vosotros y paz de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

4Doy gracias á mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones.

5Oyendo tu caridad, y la fe que tienes en el Señor Jesús, y para con todos los santos;

Siguiente Versículo 6
Compartir en Facebook

Capítulos

01

Acerca de Filemón capítulo 1 versículo 1 al 5:

La Epístola de Pablo a Filemón, conocida simplemente como Filemón, es uno de los libros del Nuevo Testamento cristiano. Es una carta co-escrita por el apóstol Pablo, mientras se encontraba prisionero, y Timoteo, y dirigida Filemón, un líder en la iglesia de Colosas. Se ocupa de los temas del perdón y la reconciliación. Pablo no se identifica a sí mismo como un apóstol con autoridad, sino como «prisionero de Jesucristo», llamando a Timoteo «nuestro hermano», y tratando a Filemón como «colaborador» y «hermano». Onésimo, un esclavo que se había apartado de su amo Filemón, regresaba con esta epístola donde Pablo rogaba a Filemón que lo reciba como un «querido hermano».

Filemón era un cristiano acomodado, posiblemente obispo (Pablo lo llama "nuestro querido amigo y colaborador" en Filemón 1:1) de su ciudad, Colosas.3 Esta carta es la más corta de las atribuidas a Pablo, consta sólo de 445 palabras y 25 versículos.

Autenticidad y significado

Sobre su autenticidad, según el orientalista Ernest Renan, aunque existen sobre ella "objeciones serias", la Carta a Filemón pertenece al conjunto de las epístolas "probables", lo mismo que la Epístola a los colosenses, de la que se considera un apéndice. A su juicio, si la Epístola a los colosenses es falsa, también la misiva a Filemón lo es, aunque esta última sea calificada por él como "una pequeña obra maestra". Según Renan, "pocas páginas tienen un acento de sinceridad tan pronunciada".

La mayoría de estudiosos no comparten las sospechas de Renan y consideran la Epístola a Filemón dentro de las siete cartas indudablemente escritas por san Pablo.

Plegaria del Día

Mis deudas

Padre Dios mi amigo mi padre misericordioso, en este momento como todos los días de mi vida, estoy implorandote sin perder la fe, que me ayude a subsanar las deudas, que me tienen arruinada los bancos, Le doy gracias mi Dios porque de una u otra forma ha estado ahí para solucionarme temporalmente mis compromisos y no quedar mal. Papito Dios le imploro que me ayude a vender la finca raíz para solucionar de un todo mis problemas, yo se que en algún momento tocará en mi puerta el comparador que me mande, por eso pongo en sus manos mi proyecto para que se haga tu voluntad.

Amen