Éxodo 1:1

1ESTOS son los nombres de los hijos de Israel, que entraron en Egipto con Jacob; cada uno entró con su familia.

Siguiente Versículo 2
Compartir en Facebook

Acerca de Éxodo capítulo 1 versículo 1:

El Éxodo es el segundo libro de la Biblia. Se trata de un texto tradicional que narra la esclavitud de los hebreos en el antiguo Egipto y su liberación a través de Moisés, quien los condujo hacia la Tierra prometida.

En el judaísmo, el libro del Éxodo forma parte del canon, encontrándose contenido en la Torá y formando uno de los cinco libros del Pentateuco, que forman la primera parte de la Biblia hebrea. En el cristianismo, el libro del Éxodo también forma parte del canon y se encuentra en el Antiguo Testamento.

Origen y empleo del término “Éxodo”

Éxodo proviene del latín exodus, y éste del griego, éxodos, que significa ‘salida’.

En el judaísmo, el texto tradicional es conocido en hebreo como Shemot , término cuyo significado literal es ‘nombres’.

Es en la Septuaginta donde se lo titula Éxodos. Al realizarse la traducción al latín, se adoptó dicho nombre, que fue entonces expresado como exodus. Las diferentes transformaciones en la grafía, necesarias según cada idioma, dieron lugar al término “Éxodo”.

Plegaria del Día

Oración a San Martin Tours


¡Oh bendito san Martín de Caballero!, glorioso santo milagroso y admirable benefactor, que en piedad y amor abrigaste a un pobre mendigo que se congelaba, dividiendo tu propio manto en dos, mira hacia mí, tan pobre y tan sólo, con los ojos de tu piedad y noble comprensión.

Hoy con todo mi ser te pido auxilio y compasión, los problemas económicos me agobian y por más que lo intento no puedo salir de ellos; ¡ayúdame milagroso santo!, haz que llegue a mí los favores que solicito. 

Intercede con ardor por mí ante el trono de Cristo para que yo pueda encontrar ayuda en todas mis necesidades, tanto espirituales como materiales, en especial dame tu poderoso patrocinio para que pueda salir de esta desesperada situación: 

(pedir con gran fe lo que necesita)

No me niegues lo que con humildad y esperanza te pido, no me abandones, no me niegues tu asistencia, en esta grave y muy urgente necesidad, caritativo san Martin Caballero, dame tu santo auxilio, dame tu bendición. 

Amén.