1° Reyes 1:1

1COMO el rey David era viejo, y entrado en días, cubríanle de vestidos, mas no se calentaba.

Siguiente Versículo 2
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22

Acerca de 1° Reyes capítulo 1 versículo 1:

I Reyes (hebreo Melajim Álef), es uno de los libros del Antiguo Testamento de la Biblia y del Tanaj. Tanto en la Biblia católica como en la judía, es precedido por el Segundo Libro de Samuel, y sucedido por el Segundo Libro de los Reyes. Se lo conoce también como "1 Reyes", "Libro Primero de los Reyes", o Libro Tercero de los Reyes o III Reyes en la tradicional denominación de la LXX y la Vulgata latina.

Estructura

La descripción de los reinados sigue una pauta más o menos constante, pero algo diferente para cada uno de los reinos:

Reino de Judá

Sincronismo del rey en cuestión con su contemporáneo de Israel;

Edad del soberano al subir al trono;

Duración del reinado;

Nombre de su madre; y

Juicio religioso sobre su mandato.

Reino de Israel

Sincronismo del reinado con el de Judá;

Duración del reinado; y

Juicio (siempre negativo) que incluye una condena general de índole religiosa y una condena individual por haber continuado el error de dividir el reino.

Plegaria del Día

Padre Dios Todopoderoso

Padre Dios Todopoderoso, fuente de la salud y del consuelo, que has dicho “Yo soy el que te da la salud”. Acudimos a ti en este momento en el que por la enfermedad experimentamos la fragilidad de nuestros cuerpos. Ten piedad Señor de los que están sin fuerza, devuelves la salud y quedaran sanos. Has efectivos los tratamientos médicos. Líbrales de los efectos secundarios de la medicina y has que lo que la medicina no puede hacer. Realiza un milagro de tu amor y concédeles la salud del cuerpo, la paz en el alma, para que libres de toda enfermedad y recobradas las fuerzas, puedan servirte mejor a ti y a nuestros hermanos. Lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo, con la Virgen María nuestra madre, orando en la fuerza del Espíritu Santo, a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.